miércoles, 7 de febrero de 2007

Se complicó la vuelta de Román

El dueño de la pelota
Román decide: si acepta volver hasta junio, puede ser el enganche de Boca. Por ahora, se niega: quiere que sea por un año. Eso enojó al Villarreal, que volteó el pase. Pero si él cambia...
Así tiene la bola Romy. Para volver, debe
moverla.

Acostumbrado a tener la pelota bajo la suela, Riquelme, sí, Riquelme, tiene la oportunidad de pisarla otra vez en la Bombonera. Así de fácil parece el sueño de los hinchas de Boca de volver a verlo con la 10 azul y amarilla. Y del propio Russo, que tendría el enganche tan buscado (y qué enganche). Así de difícil, también. Porque el conflicto del jugador con el Villarreal levantó tanta temperatura que por ahora el pase bomba del verano está detenido por esa sola disputa, que parece haberse potenciado aun más a partir de esta situación. ¿Por qué? Porque el "no" que frenó en las últimas horas el seguro regreso al país del jugador no fue del club, sino de Romy. Los españoles, dispuestos a hacerle la vida imposible, habían aceptado cederlo a Boca por seis meses. Y ahí, en el tiempo del préstamo, nació el nuevo problema: el enganche se opuso porque pretendía que el préstamo fuera por un año y todo se cayó.

La situación, increíble, hasta dejó a Boca con la valija en la mano. Y una oferta impactante: 6.000.000 de pesos para que Riquelme jugara poco más de cuatro meses en el club. Un préstamo récord si se tienen en cuenta el número y el corto lapso. "Con esa cifra me sacaba el apodo de cartonero", bromeó Macri ayer, consciente del esfuerzo que iba a hacer Boca para traerle el enganche a Russo. Sin embargo, al mismo tiempo, al presidente lo invadía una sensación de frustración. Sobre todo, porque era una negociación muerta, que resucitó de repente y volvió a quedarse sin pulso. Todo en horas. Y con el cierre del libro de pases (es mañana) achicando el margen de gestión.

"Nosotros le habíamos avisado al Villarreal que éramos un puente de solución para el conflicto que tenían con Riquelme. En este tiempo, no pasó nada. Hasta que se abrió una chance. Me llamaron de España y me dijeron que aceptaban cederlo hasta el 30 de junio, que valía tanto. Ahí Boca ofreció seis millones. Y cuando todo estaba listo, según el presidente Roig, Riquelme le dijo que se iba por un año o nada. Y Roig le contestó: ''Entonces, nada''. Así nos quedamos afuera", contó el presidente por La Red. De no creer.

En realidad, lo que hizo este nuevo cortocircuito entre Riquelme y el presidente del Villarreal fue recrudecer una relación desgastada. Justo cuando los españoles había aceptado una salida, ahora este nuevo desplante podría llevar a que retomen la intención de dejar al enganche sin jugar hasta junio. Mientras tanto, Boca espera que Román cambie de opinión. ¿Si acepta llegar hasta mitad de año, el pase se haría? "No sé, puede ser. Es una posibilidad. Depende del cambio de posición de Román y también de Roig. Porque el Villarreal se enojó. Encima que ellos pagaban la diferencia del costo para que volviera y aceptaban que jugara donde él quería... Que dijera no, los molestó", agregó Mauricio.

Si es tan firme su deseo de jugar en Boca, ¿por qué Riquelme no acepta volver sólo hasta mitad de año? Parece difícil de explicar, pero tiene que ver con que Román no quiere ceder terreno en la futura negociación que los españoles hagan con él. Su actual club pretende cederlo hasta junio, que el enganche vuelva a cotizarse y luego renegociarlo en Europa. Y eso es lo que el jugador por ahora rechaza. "Para volver, vuelvo por un año", les insiste Román a sus íntimos. En realidad, también es una forma de no dar el brazo a torcer en una disputa que ya es personal.

Por eso, la única salida posible es que dé marcha atrás en su posición actual y acepte llegar hasta junio. Ahí podría reflotarse la operación, porque para el Villarreal, más allá de los enojos, también implicaría un alivio: la situación de tener a su estrella afuera y con el equipo de Pellegrini realizando una campaña muy irregular, es insostenible.

¿Romperá Boca el mercado con el pase estrella del año? ¿Tendrá Russo el mejor enganche posible, por peso, idolatría y talento? Román tiene la pelota...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario