sábado, 19 de septiembre de 2009

Una historia corta pero poco favorable frente al Tomba

Boca jugó sólo cuatro encuentros frente a Godoy Cruz y le ganó nada más que una vez. Mañana jugarán en la Bombonera, donde igualaron los dos choques disputados. Desde las 18.10 del domingo, el Xeneize tendrá que esforzarse por lograr su primer victoria en casa contra los mendocinos para no alejarse demasiado de su sueño de campeón.

El primer encuentro lo jugaron en La Boca el 17 de septiembre de 2006 (día del debut de Ricardo La Volpe en el banco azul y oro). Ese día el equipo de la Ribera, que venía ganando todo lo que jugaba, empató sin goles y jugó mal contra un rival recién ascendido meses antes. En el otro torneo de esa Temporada, el Clausura 2007, triunfó 1-0 en Mendoza con un agónico gol de Mauro Boselli. Ese es hasta aquí el único triunfo frente al Tomba.

Luego, Godoy Cruz descendió y volvió a Primera en la Temporada 2008-2009. Por el Apertura, que el boquense se adjudicó, Boca sufrió un duro golpe en tierras mendocinas: cayó con un aplastante 4-1 el 28 de septiembre de 2008. En el Clausura el Xeneize hizo una pésima campaña y el Tomba se aprovechó de eso para llevarse un punto de la Bombonera: 1-1 el 5 de abril de este año.

En materia goleadora, el Tomba se impone con 5 goles a su favor y 3 en su contra. En el presente Apertura, Godoy Cruz viene de empatar en un tanto contra Huracán como local. El elenco dirigido por Diego Cocca sumó los mismos puntos que Boca en el presente campeonato: ganó una vez, empató dos y cayó en la restante ocasión para acumular cinco unidades.

Alfio Basile mantendrá los mismos once que arrancaron en la caída del miércoles 1-0 frente a Vélez por Copa Sudamericana. De esta forma, a partir de las 18.10 de mañana y por Canal 7, vestirán la azul y oro los siguientes jugadores: Roberto Abbondanzieri; Hugo Ibarra, Julio César Cáceres, Gabriel Paletta, Claudio Morel Rodríguez; Gary Medel, Sebastián Battaglia, Federico Insúa; Juan Román Riquelme, Martín Palermo y Ricardo Noir.

En tanto que Cocca mantiene la misma formación que empató con el Globo: Nelson Ibáñez; Gabriel Vallés, Leonardo Sigali, Jorge Curbelo, Lautaro Formica; Federico Higuaín, Sebastián Salomón, Nicolás Olmedo, Ariel Rojas; Daniel Vega y Matías Jara.

Rafael Furchi será el árbitro del encuentro.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa

viernes, 18 de septiembre de 2009

La imagen de la derrota

Con sólo mirar un momento del choque entre Vélez y Boca es suficiente para saber cómo está actualmente el Xeneize. Ver a Martín Palermo pegándole a Emiliano Papa la patada que le pegó y que le valió la roja directa, teniendo en cuenta que el Titán no es de hacer esas cosas, podemos darnos cuenta de lo gravemente enfermo que está hoy el elenco de la Ribera. Es la foto de la impotencia, de la falta de ideas y la incapacidad para enfrentar circunstancias que no son favorables.

Boca está perdido, sin rumbo, no tiene capacidad para sobreponerse a la adversidad, nadie muestra la verdadera calidad que sabemos puede salir de sus botines. Alfio Basile tampoco tiene demasiadas ideas para solucionar esto y entonces llegamos a la conclusión de que el azul y oro hoy por hoy vive un desconcierto como hace mucho no ocurría.

El Xeneize son once jugadores parados en la cancha, que no tienen coordinación para defender ni pelotas aéreas ni balones que llegan por abajo. Un equipo lleno de nombres pero que en realidad no produce nada. A Boca ya no lo salvan las individualidades, como sí pasaba tiempo atrás, cuando no aparece el equipo. Basile deberá empeñarse entonces en armar una formación capaz de desarrollar algo colectivamente e incluso, si es necesario, salir de su estructura del "equipo de memoria" para salir a flote de esta crisis.

Por suerte esto ocurre con la competencia oficial recién iniciada pero es imperiosamente necesario encontrar una solución ya. Por lo menos comenzar a ganar y, a través de los triunfos, ganar confianza y que esa confianza le de paso al buen juego. Porque en estos seis meses, Boca no sólo juega por la obligación que siempre tiene de ganar un título, también está obligado a salir campeón (o hacer una espectacular campaña y no terminar en lo más alto) para no perderse la edición 2010 de la Copa Libertadores.

Basile durante los partidos para levantar los resultados se limita a realizar cambios muy simples. Acumula delanteros cuando el gran problema boquense se encuentra en la poca posesión de la mitad de la cancha y la última línea continúa muy endeble.

Pero estos síntomas ya los padeció Carlos Ischia durante el primer semestre. De esta manera podemos saber que lo más importante en este plantel no pasa por el DT. Los futbolistas han sufrido un notable bajón en su rendimiento, no se entienden en la cancha y toman decisiones equivocadas. Esto viene ocurriendo hace bastante, pero las individualidades nos sacaron las papas del fuego hasta el Apertura 2008, que los entonces dirigidos por Ischia se adjudicaron en medio de muchísimas situaciones complicadas y con una plantilla que no ha variado tanto.

Además, a Boca "se le acaba la nafta" muy rápidamente. En cada segundo tiempo, el rival de turno no tiene dificultades para desarrollar más libremente su juego. Ahora que sólo habrá un partido por semana tras la eliminación de la Sudamericana, habrá tiempo de comenzar a ajustar ese importantísimo aspecto que es el físico.

En el arco, Roberto Abbondanzieri alterna muy buenas con muy malas. El miércoles contra Vélez fue la gran figura y evitó una goleada en contra. Pero el sábado fue uno de los grandes responsables de la derrota en Tucumán (se equivocó en el 0-1) y días antes había tenido la culpa del empate de Newell's en la Bombonera.

Puede ser que el entrenador repita el domingo frente a Godoy Cruz la misma formación que cayó derrotada en Liniers porque realmente confía en estos jugadores y piensa que sin variantes esto se va a revertir. O puede pasar que no se le ocurran modificaciones. Pero a partir de ahora, en lugar de sacar a los jugadores que han sido de lo mejor del equipo (caso Federico Insúa el miércoles), Basile deberá reemplazar a los que aporten poco y nada (por ejemplo, en Liniers, Gary Medel) y en lugar de acumular delanteros que quedan aislados del resto de sus compañeros porque la pelota no les llega, tiene que buscar la manera de que sus dirigidos logren profundidad y precisión en la tenencia del balón.

Todavía puede modificarse un futuro que a este paso es poco alentador y nosotros, que en las buenas queremos a Boca y en las malas lo amamos, tendremos que seguir alentando y no perder la esperanza. Porque la esperanza es lo último que se pierde.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize aquí.

Ver nota completa

domingo, 13 de septiembre de 2009

Preocupaciones para todos los gustos

Boca falló en todas sus líneas y cayó sin atenuantes por 2-0 en Tucumán frente a Atlético. Los goles fueron de Pereira y Escobar, uno en cada tiempo, y le dieron mucho trabajo a Basile de cara al compromiso con Vélez.

Boca volvió a dar una muestra de que no se puede armar. Alfio Basile sigue sin encontrar el equipo en los partidos oficiales pese a que los amistosos traían buenos augurios y el Xeneize perdió como visitante de Atlético Tucumán por 2-0.

El 3-3-2-2, obligado por las ausencias, que incluía a dos enganches como Juan Román Riquelme y Guillermo Marino (no dudo de sus capacidades aunque en el club no demostró nada), no tuvo mejor rendimiento que el más tradicional 4-3-1-2. Faltó juego en ataque porque el Diez y el ex Newell's estuvieron en otro mundo y la defensa se equivocó prácticamente siempre.

Lo que sucedió al minuto de juego fue la perfecta demostración de lo que vendría después. Julio César Cáceres fue demasiado confiado a buscar el balón cerca de su propia área, Luis Rodríguez se lo quitó, entró en la zona de peligro y sacó un remate que tapó muy bien Roberto Carlos Abbondanzieri, en una de sus pocas apariciones iluminadas de la noche.

Con esto Boca no escarmentó, sino más bien todo lo contrario, siguió cometiendo los mismos errores. Luciano Monzón perdió la pelota en campo boquense con Claudio Sarría, quien habilitó a Rodríguez. Abbondanzieri evitó el intento de la Pulga pero dejó escapar el balón hacia afuera del área. Entonces la tomó Juan Pereira y sacó un fierrazo inatajable que infló la red por primera vez a los 14 minutos.

Los tucumanos se perdieron el segundo gol, el Xeneize no amagaba a reaccionar y la decepción era cada vez mayor. Porque un equipo recién ascendido le ganaba con total justicia (y hasta lo pasaba por arriba) a un equipo que se armó con estrellas para pelear y ganar todo.

Sobre el final de la primera parte Boca se encontró con algunas jugadas que lo arrimaron al empate. Riquelme recibió un centro desde la derecha pero tiró hacia el medio, donde estaba el portero local Lucas Ischuk, quien también frustró a Marino. En el rebote de esa jugada, el mismo jugador quedó solo ante el arco vacío pero la presión de un defensor hizo que la pelota diera en el palo.

Con esas dos jugadas, que hacían ilusionar a los boquenses con un lavado de cara para el complemento, se fueron al descanso. A jugar los últimos 45 minutos entró Federico Insúa y salió Gastón Sauro. Con este cambio, Gary Medel pasó a jugar de lateral derecho, Luciano Monzón en la izquierda de la defensa y así Alfio Basile apostó a armar juego con tres volantes creativos de muy buen pie.

Sin embargo, la solución no estuvo en la fórmula Insúa-Riquelme-Marino. Ariel Rosada en la contención tampoco se mostró firme, el chileno sigue sin rendir en los juegos oficiales, la última línea sufrió por ambos lados y sólo la diferencia de un gol hacía pensar que Boca podía llevarse algo.

Los minutos corrían y el equipo de la Ribera continuaba lleno de dudas, sin poder hilvanar nada de mitad de cancha hacia adelante y Atlético Tucumán siempre estuvo más cerca de aumentar que la visita de empatar. Por eso no fue sorpresa que, sobre los 23, la zaga azul y oro perdiera las marcas nuevamente, que Sebastián Longo quedara solo y con mucho tiempo para acomodarse ante defensores que eran espectadores de lujo, envió la pelota al área chica donde esperaba Fabio Escobar para cabecear y colocar el merecido 2-0.

Sólo un tiro libre de Riquelme sobre el final que atajó Ischuk. Sólo eso fue Boca en los 22 minutos restantes. El Decano estuvo siempre muy tranquilo y ganó merecidamente. Basile tendrá que trabajar mucho porque el miércoles puede quedarse afuera de la Copa Sudamericana frente a Vélez jugando de esta forma e incluso pasar más vergüenza. El equipo no aparece y, aunque recién estamos en la cuarta fecha, es hora de que sepamos qué busca nuestro equipo en la cancha. Siete puntos nos separan de Rosario Central, el líder, que tiene 12. Alguna vez levantamos 11, así que no estamos perdidos, pero hay que mejorar.

Foto: Boca Juniors

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa

viernes, 11 de septiembre de 2009

Internet azul y oro

En la sala de Conferencias de Prensa del Club, autoridades del Club Atlético Boca Juniors y Microsoft Argentina presentaron este mediodía la edición Internet Explorer 8 de Boca, a través de la experiencia Tu pasión a un click , que ofrece más servicios y cercanías a sus socios y simpatizantes en todo el mundo.
Dicho explorador se puede descargar del sitio oficial del club.

Foto: Sitio oficial de Boca Juniors

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize aquí.

Ver nota completa

Cambio de Coco

Basile cambiaría el esquema para jugar mañana en Tucumán. El 4-3-1-2 le dejaría lugar el 3-3-2-2 con que viene practicando en la semana y en el cual Riquelme e Insúa se reparten la creación de juego. Los jugadores seleccionados regresaron bien y serán titulares, a excepción de Morel Rodríguez que regresó con una molestia. Battaglia sigue lesionado y no llega. Por la lesión de Mouche, en ataque estará el doble nueve Palermo-Viatri.

Se vienen cambios en Boca para visitar mañana desde las 20.10 (por Canal 7) a Atlético Tucumán. Alfio Basile dejará de lado el clásico esquema con cuatro defensores y un enganche para darle paso a una línea de tres en el fondo y dos volantes creativos. Las lesiones y los malos rendimientos influyeron en esta decisión.

Salvo Claudio Morel Rodríguez que no jugará, todos los jugadores que regresaron de sus Selecciones están bien y podrán ser titulares. Quien tampoco estará por lesión es Sebastián Battaglia y su lugar será ocupado por Ariel Rosada, en tanto que Federico Insúa y Juan Román Riquelme armarán juego y Luciano Monzón estará en la mitad de la cancha. En tanto que por la ausencia de Pablo Mouche Lucas Viatri y Martín Palermo formarán la delantero.

Entonces los once serían: Roberto Abbondanzieri; Gastón Sauro, Julio César Cáceres, Gabriel Paletta; Gary Medel, Rosada, Monzón; Insúa, Riquelme; Viatri y Palermo.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa

martes, 8 de septiembre de 2009

¿Será una Battaglia?

Mientras Ibarra quedó descartado por una distensión en su aductor derecho, el volante evoluciona bien de la contractura en uno de los isquiotibiales y todavía tiene chances de jugar en Tucumán frente a Atlético, el sábado a las 20.10.

Sebastián Battaglia evoluciona bien de la contractura en el isquiotibial derecho (la tiene desde el enfrentamiento con Lanús de la segunda fecha) y todavía tiene posibilidades de formar parte del equipo que choque frente a Atlético Tucumán este fin de semana. Lo seguirán evaluando a lo largo de la semana para determinar si está o no en condiciones.

En cambio, se confirmó que Hugo Ibarra no podrá estar contra el Decano. El Negro sufrió en el partido contra Newell's una distensión en su aductor derecho que lo marginará de este trascendental partido para las aspiraciones boquenses.

Asimismo, se reintegraron los jugadores que ayer participaron del choque de la Reserva de Boca contra el equipo rosarino y que fue victoria para el Xeneize 1-0 con gol de Ricardo Noir.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa

lunes, 7 de septiembre de 2009

Riquelme está recuperado

Basile sonríe y no es para menos: tendrá a su as de espada.

El enganche ya está bien de la sinviotis y el sábado jugará frente a Atlético Tucumán. En cambio, Ibarra y Battaglia no llegarían al choque de este fin de semana por diferentes molestias, por lo que Gunino y Rosada serían titulares. Esperan por el regreso de los jugadores seleccionados.


Boca se alista para visitar el próximo sábado a Atlético Tucumán y para ese encuentro está confirmada la presencia de Juan Román Riquelme, quien está totalmente recuperado de la sinviotis que padecía en la rodilla derecha.

Por otra parte, Sebastián Battaglia tiene una fuerte contractura en el insquiotibial derecho y, aunque no está descartado, lo más probable es que no pueda jugar. Algo similar ocurre con Hugo Ibarra. El Negro se lesionó frente a Newell's (una distensión en su aductor diestro) y no podría ser de la partida. Entonces, en el mediocampo estaría Ariel Rosada y como lateral derecho el uruguayo Adrián Gunino.

En tanto, aguardan por los regresos de los jugadores convocados a sus selecciones nacionales, quienes tendrán que cumplir una nueva fecha de Eliminatorias este miércoles. Si ninguno llega dolorido, seguramente el equipo estará casi completo en Tucumán, sino habrá que buscar variantes.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa

jueves, 3 de septiembre de 2009

El principal rival de Boca es Boca

El Xeneize no gana de local. Esta vez volvió a empatar, 1-1 con Newell's, preso de sus propias limitaciones e incapaz de hilvanar jugadas de ataques. Viatri adelantó a un equipo de la Ribera lleno de ausencias por las Eliminatorias, pero Vangioni igualó a favor de los rosarinos, luego de un error de Abbondanzieri y una increíble pasividad defensiva.

Luego de ganar en la cancha de Lanús frente al local un partido complicadísimo y pensar que eso daría un notable envión anímico para lo que seguía, Boca demostró que tendrá que seguir luchando y vencer de una vez por todas sus propias limitaciones y las complicaciones que solo se genera para cada uno de los encuentros.

Newell's puso la cabeza, jugó con inteligencia, frente a un mediocampo al que no se le cae una idea para romper una defensa segura, que se equivoca en pases sencillos y que pese a tener a Juan Román Riquelme no ganó en claridad en el juego. En la contención, Ariel Rosada estaba muy solo y no logró tener una buena actuación. Sobre el final de la primera parte, Lucas Viatri de cabeza tuvo la única chance clara para el elenco de la Ribera.

La defensa siguió haciendo agua por todos lados y la Lepra llegaba con simpleza. Por momentos en la primera parte, el partido tenía ritmo de amistoso y el equipo azul y oro lo jugaba desconcentrado, sin interés, casi como un partido no oficial. En cambio, los rosarinos contaban con espacios para inquietar, tal y como lo hicieron en ocasiones Cristian Sánchez Prette y Leonel Vangioni.

Cambiamos de período, nos vamos al complemento, pero la tendencia del partido se mantuvo en la mayor parte del mismo. Boca comenzó manejando la pelota pero llegando nada. De todas maneras, parecía estar más cerca de adelantarse en el marcador que su rival. A los 11 minutos, Luciano Monzón envío el balón al área, Guillermo Marino, para algunos con la mano, le bajó la pelota a Viatri y el reemplazante de Martín Palermo venció al resistencia de Sebastián Peratta. Xeneizes 1 - Leprosos 0.

Pero en lugar de agrandarse, soltarse y ganar confianza, los dirigidos por Alfio Basile volvieron a las andadas. Fueron un conjunto apático, que nuevamente se vio superado por el rival y gracias a errores propios perdió la ventaja. Roberto Abbondanzieri salió mal, rechazó con una mano y poca firmeza, dejó el rebote corto y mientras tres defensores lo observaban con atención (pero sin hacer nada), Vangioni se acomodó y sacó el remate que infló la red sobre los 20.

Después, el dueño de casa la sacó barata, como contra Argentinos (también en la Bombonera), en la primera fecha y se llevó un empate que sirve para sumar un punto y mantener el invicto, pero que deja muchísimas dudas y pareció demasiado premio para un equipo que hizo tan poco para llevarse algo. Quedan nueve días para el choque con Atlético Tucumán por la cuarta fecha, un parate que Alfio Basile deberá aprovechar para ajustar muchas piezas que no funcionan. Boca no puede seguir decepcionando porque jugadores hay, habrá que armar un equipo.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

Ver nota completa