domingo, 2 de marzo de 2008

Boca sufrió, ganó, es puntero y Palermo alcanzó a Varallo

El Xeneize consiguió un valiosísimo triunfo 1-0 ante Gimnasia LP como visitante. Palermo de penal a los 41 del primer tiempo marcó el gol para de esta manera transformarse (junto a Varallo) en el máximo goleador de Boca en la era profesional. Maidana fue expulsado a los 37 del periodo inicial. De esta manera los de Ischia suman 10 puntos y comparten la punta con Vélez.

El partido empezó y al equipo visitante sólo le servía ganar si buscaba llegar a ser líder. Lo hizo, sufrió, pero lo hizo.

Durante los primeros minutos del la etapa inicial Boca generaba ocasiones, pero el Lobo manejaba mejor el balón. Dos veces Román, un tiro libre al travesaño y un remate de media distancia pudieron abrir el marcador, pero no.

Empezó a emparejar Gimnasia LP y pudo ponerse en ventaja por chances que siempre sacó bien Caranta. Para complicar más las cosas, Jonatan Maidana se iría expulsado en una falta polémica. La cancha estaba mojada, el defensor (flojo de todas formas) fue al piso para intentar recuperar la pelota y se resbaló por la humedad del césped hasta golpear a Lucas Landa. Maglio lo echo por roja directa.

Sin embargo llegó una jugada donde el árbitro también tuvo una decisión incorrecta. Tras recibir un magistral pase de Riquelme, Palacio saltó antes que Kletnicky, el arquero local, lo pueda derribar el referí sancionó una falta por lo menos polémica. Lo pateó Martín Palermo, lo metió, delirio, gol 180, récord.

Llegó el complemento y Gimnasia LP atacaba, se aproximaba, inquietaba. Tuvo muchas chances y transformó a Caranta en figura. Pero empezaron a sentir el desgaste, bajaron el ritmo y la vertiginosidad de su ataque no fue tan grande.

Después, el conjunto platense se quedó con 10 (28 ST) por un codazo a Rodrigo Palacio por parte de Sergio Leal. Desde ahí volvió a ser mejor el conjunto boquense.

Palacio tras una pared con Román se lo perdió: pegó en el palo. Luego Riquelme, ya sobre el final, estrelló otro balón en el poste. Y siempre aproximándose el Xeneize sin encontrar el 2-0 que brindara tranquilidad.

A destacar: Palacio jugó el segundo tiempo como volante, ayudando en la recuperación, iba y venía, genial. Caranta, el mejor, sostuvo el triunfo nuevamente. Terminó con una molestia en su pie. Destellos de Riquelme.

1 comentario:

  1. Jugar de visita, y con uno menos, ante un rival urgido como el Lobo, no es cosa facíl. Se manejo el partido a como se pudo, pese a que el Lobo conto con más llegadas, aprovechando su superioridad númerica.

    ResponderEliminar