miércoles, 14 de mayo de 2008

Boca, un empate muy injusto y tendrá que ganar como sea en México

DESAHOGO. Cáceres festeja el 2-1 y hasta ahí había algo de
justicia
en el marcador

El Xeneize empató 2-2 con Atlas, que de no ser por propios errores boquenses no hubiera evitado perder por goleada. Goles de Ayala, en contra (1-1) y Cáceres (2-1), en favor de Boca. Flores y Torres, siempre por fallas y descoordinaciones del local lograron el empate más que inmerecido, pero nuestro equipo, como siempre, perdió goles increíbles. El 0-0 y 1-1 en México deja afuera al defensor del título ¿Traducción al castellano? Boca debe ganar o ganar allá.

La película se volvió a repetir. Ante Cruzeiro en la Bombonera, Boca pudo golear pero, sus fallas en definición le alcanzaron para viajar a Brasil con ventaja. Hoy s encontró con un rival mucho más ambicioso, que de todas formas pudo y debió ser goleado. Errar goles debajo del arco y las constantes complicaciones que traen los córners impidieron ganar el encuentro.

Al término de la derrota contra Estudiantes, yo me pregunté ¿No nos habremos ilusionado demasiado por dos partidos? En referencia a River y Cruzeiro. Y el tiempo me va dando la razón. Aunque espero equivocarme, el Xeneize está lejos de clasificar a semifinales de la Libertadores, aunque, como dijo Ahumada, el que quiere a la azul y oro no deja de alentar y de ninguna manera perderé las esperanzas y daré al equipo por muerto. Sin embargo para que la victoria, algo que siempre en México se le niega al once boquense, deberán mejor mil cosas, aproximadamente.

Claro que esto es una forma de decir, pero sí muchas fallas hay que inciden en el resultado del encuentro y, claro está, deberán desaparecer. Cuando se perdió 3-1 ante el mismo rival en Guadalajara, el conjunto de la Ribera durante el período inicial desperdició más de una chance muy clara de estar arriba y terminó pagando muy caro, como hoy, sus propios desperfectos.

Los dirigidos por Carlos Ischia empezaron desconcentrados y en una jugada que tuvo la misma concepción que el gol de Estudiantes, a los cinco minutos, llegó el 1-0 para ellos. Centro largo tras un corner, un cabezazo y abajo del arco la impacto con la testa Flores estampando así la ventaja de Atlas.

Boca fue sin claridad pero fue, siempre dependiendo de que Palacio inventara algo, porque ideas y creatividad no había. De todas formas más mérito tenía el Xeneize para empatar que Atlas para llevarse la victoria. Luego de un muy buen pase de Riquelme a Palacio, éste se la dio a Palermo que no pudo definir, pero Ayala, en su afán de despejar, la metió en arco propio. Así, 1-1 terminó la etapa inicial.

Durante el complemento, los mexicanos fueron a atacar, pese a no generar tantas chances de desnivelar ese empate. Se exponían y dejaban espacios que permitian al dueño de casa generar muchísimas ocasiones de pasar a ganar. Pero lo de siempre, la falta de puntería me hicieron darme cuenta que, como me ocurrió con Cruzeiro, Olimpo, etc. Boca sufriría esas fallas en la definición.

Pero después de que a los 30 minutos, Palermo le baje el balón a Cáceres, el paraguayo convirtió su primer gol en el último campeón de América.

Se siguieron desperidiciando chances, me dije a mi mismo "vamos a sufrir, más vale que no suframos con todos los goles que se están perdiendo estos burros", claro que esta última parte de la frase tenía que ver con la calentura del partido. Y confirmé que algo sé de fútbol.

Otra vez un corner complicó a Boca en el minuto 44, sí, 44. La sacaron, nadie tuvo la inteligencia como para ir a marcar a quien había pateado el tiro de esquina que volvió a recibir en el costado, sacó el centro con total libertad, mala salida de Caranta y 2-2 de Torres.

Dijo Riquelme que para ganar la Copa hay que tener suerte, la famosa suerte del campeón, que por estas horas no sabemos quién la tiene, pero es seguro que nosotros no, ni en el campeonato local ni en la Libertadores. Y sí encima a la mala suerte la acompañamos con errores que un equipo que pretende ser campeón continental no puede tener y menos en estas instancias, señores, la defensa de la Libertadores se acabará en una semana, cuando acabe la serie en Guadalajara.

Más de uno me dirá ingrato, desagradecido, díganme lo que quieran y no olvidaré lo que dije si dentro de una semana Boca pasa en México, digo más, lo recordaré. Pero realmente este plantel no está para pasar de ronda, no demuestra firmeza ni de local, como pasó en 2007, es muy irregular y tiene errores, como ya dije, inconcebibles en estas instancias. Sólo en un encuentro de nueve mostró seguridad (2-1 a Cruzeiro en Belo Horizonte) y eso no puede ser.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario