martes, 30 de diciembre de 2008

Hasta el lunes

Bianchi ya tiene todo acordado de palabra para ser el manager de Boca. Su función provoca cambios de actividades para Crespi y Beraldi (entre otros) dentro del departamento de fútbol, que sería disuelto. A principio de la semana que viene se firmará el contrato, el cual sería por tres años.

Hace más de una semana se conoce la noticia de que la llegada de Carlos Bianchi como manager de Boca es inminente. Sin embargo, esta tarde quedó todo acordado de palabra y el lunes para no dejar dudas se firmará el vínculo que se mantendría vigente por tres años.

Esto ocasionó algunos problemas en la Comisión Directiva, dado que las funciones que Jorge Amor Ameal pretende para el Virrey se superponen con las de José Beraldi y Juan Carlos Crespi (se habló de una posible renuncia), al igual que otros dirigentes de menor peso, en el Consejo de Fútbol. Este departamento sería disuelto con la llegada del entrenador boquense más glorioso.

La idea que tiene el presidente del club para el trabajo de Bianchi es que sea el representante a nivel mundial de la marca Boca y se encargue de todos los asuntos del plantel fuera del campo de juego, como se hace en Europa.

En los últimos días, el sueldo del nuevo manager provocó diferencias entre los dirigentes y algunos se pusieron en contra. De todas maneras, Ameal moverá todas las piezas necesarias para que no haya roce con el Virrey y entonces, a partir de la semana que viene, trabajará formalmente para la institución de la Ribera, aunque ya está trabajando: él se sumó al pedido de Carlos Ischia de un arquero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario