sábado, 17 de enero de 2009

Un debut positivo

Boca jugó mejor que San Lorenzo utilizando un equipo alternativo, contra los titulares de su rival, y mereció algo más que el 0-0, aunque el partido de todas maneras no fue demasiado entretenido. Se lesionaron Noir y Roncaglia.

El campeón del Apertura debutó en la noche del sábado con una igualdad sin goles ante San Lorenzo. El partido no fue entretenido y se notó la pretemporada, pero teniendo en cuenta especialmente que el Xeneize tiene menos días de trabajo y además jugó con suplentes, la superioridad boquense puede calificarse como clara.

El primer tiempo tuvo escasas situaciones, pero quien manejó mejor el balón y contó con mejores chances fue el elenco de Carlos Ischia. Más preciso, más movedizo y más luchador. Así estuvo el último campeón argentino en este primer partido veraniego.

Leandro Gracián y Damián Díaz se adueñaron de la creación de juego en el mediocampo con un buen socio: Juan Krupoviesa, que subió muchísimas veces sobre todo en ese período inicial. Los delanteros bajaban a buscar la pelota y no se estacionaban en la zona cercana al área y eso contribuyó a que en los primeros minutos, una gran apilada de Noir estuviese cerca de significar el primero para el Xeneize.

El Ciclón nunca supo como penetrar una solida defensa boquense (Barroso, Roncaglia, Muñoz y Krupo) y en la mayor parte de las oportunidades perdió la pelota con demasiada facilidad debido en gran parte a la permanente presión de los futbolistas dirigidos tácticamente por Ischia. Cuando se lo requirió, Josue Ayala se mostró seguro.

Algo poco alentador para el once de la Ribera fueron las salidas de Ricardo Noir y Facundo Roncaglia, ambos lesionados, dando lugar a los ingresos (con debut incluido) de Gabriel Rodríguez (por el delantero) y Gastón Sauro (en lugar del zaguero)

Ya en el complemento la tónica se mantuvo, aunque la posesión de la pelota estuvo un poco más dividida, siempre fue más claro y preciso el cuadro azul y oro. Se notó el menor protagonismo de Damián Díaz para asociarse con Gracián y las falencias en definición, tal es el caso de Pablo Mouche, en determinadas ocasiones, especialmente cerca del final, cuando Boca volvió a adueñarse de las acciones con mayor claridad.

Carlos Ischia puede dormir tranquilo. Sus jóvenes y suplentes aprobaron el primer examen del año con creces, mientras los titulares aguardan al superclásico del sábado que viene ante River.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario