lunes, 13 de julio de 2009

Chau Rodrigo y ¿Hola Gary?

Salvo una rareza, la venta de Palacio a Europa se definirá en las próximas horas. Aparte del interés del Genoa italiano, que estaría dispuesto a pagar hasta cuatro millones de euros por el pase del bahiense, se habría sumado el de un importante equipo español.
Roberto Depietri, representante de Rodrigo Palacio, y Carlos Bianchi, manager de Boca, mantendrán una reunión en la que podría quedar definido el futuro del delantero, que sería bien lejos de la institución de la Ribera.
El Genoa de Italia tiene casi abrochado al atacante y abonarían cuatro millones de euros por él. Aunque, claro, al jugador le gustaría más ir a España y es probable que en las próximas horas llegue una oferta de un importante club de ese país (no sería ni el Barcelona ni el Real Madrid). Por tal razón, seguirán esperando.
El apuro en venderlo tiene tres razones fundamentales: su sueldo es muy elevado y a Boca le es difícil mantenerlo por la complicada situación económica que atraviesa; en junio de 2010 se le termina el contrato y quedará con el pase en su poder, lo que le permitirá que se vaya a otro club sin que el Xeneize reciba dinero; a esto se suma que Palacio tiene ganas de emigrar porque siente que cumplió un ciclo.
El talentoso delantero jugó, sumando partidos oficiales por torneos locales e internacionales, 185 partidos y anotó 82 goles, varios de ellos en finales, lo que los hace todavía más importantes.

Si nos referimos a las posibles llegadas, así como fue disminuyendo la fuerza con la que sonaban Ariel Rosada y Jesús Méndez y fue en aumento la chance de que arribe al club Sebastián Prediger, en las últimas horas apareció el chileno Medel, que juega en la Universidad Católica de su país y es una pieza importante en la selección dirigida por Marcelo Bielsa, como alternativa para el puesto de volante central y al parecer todo está encaminado.
Boca no está en condiciones de comprarlo, por lo que los dirigentes ofrecerán un préstamo con cargo y con opción. El jugador ya manifestó su deseo de vestir la casaca azul y oro.
Habrá que esperar, hasta ahora mucho ruido y pocas nueces.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario