miércoles, 16 de enero de 2008

Debut con derrota

Boca se midió con Independiente en Mar del Plata. Fue derrota de los dirigidos por Ischia, quien dispuso un equipo suplente ante los titulares del Rojo. Analicemos:

En el primer tiempo, a base de ganas, el Xeneize jugó un partido aceptable, sin lucirse pero dejó una imagen buena para estar en inferioridad de condiciones. Se vio a un Gracián muy activo, a Mouche movedizo, aunque a veces, ellos dos como Dátolo hacían alguna de más. Cuando el Rojo se puso 1-0 fue injusto, Boca estaba haciendo los méritos suficientes para no estar derrotado y la justicia llegó, justamente, luego de una buena jugada individual de Gracián. Buena corrida, se metió en el área, cuando iba a rematar ante el arquero lo derribaron de atrás, la pelota por los aires cayó en la certera cabeza de Boselli que puso las cifras definitivas al primer tiempo.

El complemente fue descolorido, el equipo boquense se desdibujó, Gracián no apareció tanto, Dátolo no demostró que este vaya a ser su año (tampoco lo hizo en el período inicial). Se perdió movilidad, ideas, y el fútbol aceptable desplegado durante los primeros 45 minutos. Para colmo, el equipo de Avellaneda se empezó a venir y con la entreada de un interesante pibe de 17 años, Patricio Rodríguez, adquirió un buen fútbol cada vez que decidió poner el pie en el acelerador. Tal es así que el pibito ni bien entró clavó con un gran remate el 2 a 1. Boca se desdibujó más, el Rojo se agrandó. Nada hizo Boca desde allí, tibios intentos que se disolvían pronto. Encima cerca del final, Matías Silvestre vio la roja.

Mal debut del Xenezie, si bien fue el primer partido este encuentro confirma una teoría que muchos sostienen: entre titulares y suplentes, hay un abismo de diferencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario