domingo, 5 de octubre de 2008

Sólo queda el partido que viene

Boca volvió a perder, por segunda vez consecutiva como local, y quedó a ocho puntos del puntero. El que aprovechó las incapacidades del Xeneize para mantener el resultado (ganaba con gol de Viatri) fue Estudiantes, que lo dio vuelta con tantos de Galván y Benítez, de tiro libre. En la próxima, visita a River en el superclásico.

Boca sigue jugando mal, Boca sigue alimentando sus dudas, Boca sigue dejando puntos en el camino y está prácticamente afuera de la lucha por el título en el Apertura. No puede mantener los resultados ni aprovechar su localia, algo extraño últimamente, y perdió su segundo encuentro de local en esta temporada y de forma consecutiva.

El partido en general era parejo durante los primeros 45 minutos, con muchos problemas de parte de los dos equipos para generar juego e imprecisiones varias. Muchas desprolijidades y las jugadas de ataque no pasaban de aproximaciones. Pero el Xeneize era un poco más y pudo haberse puesto en ventaja en algunas oportunidades en las que Lucas Viatri no pudo convertir.

Sin embargo, el gol de Lucas llegó. A los 32 minutos, un centro de Fabián Vargas y un gran cabezazo de Viatri para clavar el 1-0. Desde entonces se vio lo mejor del Xeneize en varios partidos. Con Riquelme encendido, participando en todas las jugadas activamente y teniendo sus chances.

Pero en el segundo tiempo, el local se metió atrás, Estudiantes fue y la línea de tres empezó a sentir que los volantes de ida y vuelta se estaban quedando sin piernas. Porque Dátolo y Chávez corrieron todo el partido y, además, habían jugado en la altura contra Liga. El banco no respondía ante este juego defensivo del equipo azul y oro y pasó lo que tenía que pasar, lo que se presumía que iba a pasar, aunque de una manera impensada, porque en cuatro minutos el Pincha pasó de perder 1-0 a ganar 2-1. Primero, un remate de Diego Galván, que estaba totalmente libre, fue inatajable para García, a los 17. Y a luego, cuando estaban en el minuto 21, una falta de Vargas muy cerca del área y Leandro Benítez, un gran pateador, la mandó a guardar.

No hubo reacción del dueño de casa. No generó ninguna chance más y la derrota estaba consumada. Un detalla que no se debe dejar de apreciar son las dos derrotas consecutivas en casa del cuadro de Carlos Ischia, un reducto que era inexpugnable hasta hace poco. Los catorce puntos son muy pocos, a ocho del puntero, Boca se tendrá que dedicar a ganar el superclásico que es lo único que le queda y luego seguir confiando en los pibes para intentar quedarse con la Sudamericana.

NOS CANSAMOS
Nos cansamos de estos malditos amargos que no pueden ganar UN SOLO partido, que se llenan de excusas: "que el cansancio, que el árbitro, que esto, que aquello". Así ni siquiera vamos a clasificar a la Libertadores del año que viene. Estaban ganando y en cuatro minutos en los que se quedaron se lo dieron vuelta. Parecían 10 tontos (para que pegarle a García que no tiene nada que ver) corriendo a atrás de una pelota.

El primer tiempo fue más o menos aceptable, sobre todo después del 1-0 de Viatri. Hubo un poco más de juego en el medio y se generaron un par de chances. Pero en el segundo jugamos como un equipo chico. Jugamos EN LA BOMBONERA a aguantar el resultado. Ischia, muy tranquilo, cruzado de brazos, mirando como sus jugadores se metían atrás, como su línea de tres era desbordada por Galván con una facilidad asombrosa y como el campeonato se iba, perdón, bien a la m*****.

Lo que se puede decir es que el Boca de Ischia es especialista en romper rachas: ante el rival de hoy perdió después de años en La Plata, dejó pasar el invicto de local ante Tigre, perdió tras 12 años enfrentando a Estudiantes en casa, cortó rachas de triunfos consecutivos ante diversos rivales y cortó los triunfos seguidos ante brasileños por Libertadores. La diferencia es que el Boca del semestre pasado no ganaba porque perdía muchos goles. Este no genera nada, nada, nada. Ni chances, ni maneja de alguna forma la pelota, ni nada. Pierde, sólo pierde, sólo sabe perder nada más.

Ya no hay más paciencia con NADIE.

3 comentarios:

  1. aca las unicas estrellas que valen son las de la camiseta
    los q no la sientan, espero por el bien de nustros colores, que se vayan

    ResponderEliminar
  2. Un resumen perfecto de lo que siento en estos momentos hal.

    ResponderEliminar
  3. a ischia hay q bancarlo hasta el superclasico...y si lo pierd q se valla!!xq no se pued seguir dando verguenza y perder contra los ultimos d la tabla...xq cmo se sabe todos los eqipitos chicos se agrandan contra boca...cmo es el ejemplo d g. cruz...pero bueno esperemos q las cosas empiecen a kmbiar dspues d ese partido y q el tecnico se de cuenta d todos los errores q viene tniendo y sino x el bn d todos q se valla...si es q es dmasiado peso star al frente d un eqipo tan grande y cn tantas glorias...y buenp esperemos q las cosas kmbien....suerte...y segui asi q la informacion q tnes es muy buena...



    SERGIO FERNANDEZ

    ResponderEliminar