lunes, 26 de enero de 2009

No dejó títere con cabeza

Caranta habló y la gran pregunta es ¿a quién no le pegó? Fue duro con Ischia, Bianchi, Ameal, aseguró que un dirigente lo amenazó y hasta dijo que hubo un raro manejo con la plata que frustró su pase al Valencia. "Me denigraron, me dejaron solo en esto", contó y agregó que "el único camino que me queda es el judicial".

Mauricio Caranta le pegó a todos en diálogo con Radio La Red. El arquero está en Córdoba intentando descansar y habló de su situación esta tarde y no dejó a nadie sin atender.

“A los dirigentes les pedí por favor que no me hagan vivir esta situación y me dijeron que no había retorno. Un alto dirigente me dijo: ´Mauri vos llegás a Tandil y te embarramos´. No estoy preparado para esto, no me preparo para hacer un juicio, para no jugar. Me preparo para entrenar y estar con mis compañeros. No sabía lo que era vivir esta situación”, denunció.

Enseguida fue el turno de pegarle a Jorge Amor Ameal, presidente de Boca: “Desde el primer día de la pretemporada me senté a negociar, nunca quise sacar ventaja. ¿Sacar ventaja con ir a un club de Argentina? Como está la economía… Creo que el presidente de Boca estuvo muy mal asesorado, trayendo a Bianchi pensó que alguien inteligente y exitoso en el fútbol iba a poder resolver este problema. Creyó que esto se solucionaba en un día y quedó claro que no". Pero no fue todo contra el mandamás por agregó: "Le dije a Jorge Amor Ameal, creo que se llama Jorge Amor Ameal, que si el interés era cierto que se comunicara con el presidente de Vélez y que se pusiera a negociar. Le dije llame usted. Al final no pasó nada”.

Luego se refirió a Carlos Bianchi. “No sé si está preparado para negociar. Hablé una sola vez con él y la charla fue agradable. Si tenés una persona para arreglar estos problemas, me parece que tendría que haber dado la cara en Tandil y no poner a Mario Torres y Eduardo Gil, que son empleados como yo y no tienen nada que ver”, declaró.

Aunque no dio nombres, hizo una grave denuncia de porqué se frustró su pase al Valencia de España: “Yo quisiera saber quién iba a agarrar la plata que ofrecían, a mí me tocaba un cuarto de lo que había, no se quién llevaba adelante la negociación. Con Luis Grillo (su representante) lo analizamos de todos lados y estaba dispuesto a jugármela por más que sea por seis meses. El que estaba en el medio estaba sacando una buena tajada de esta negociación”.

Enseguida llegó el turno de Carlos Ischia, el entrenador que lo relegó: “Desde el momento que pasó lo que pasó, nunca más hablé con Carlos. No se dio la charla. De mi parte, estaba esperando que él me llamara. Y a lo mejor él estaba esperando que yo vaya y le pida disculpas. Fue pasando el tiempo, no nos juntamos y se llegó a esto. No creo que la decisión haya sido por una cuestión futbolística, no le habrá gustado lo que le dije en una charla después de Estudiantes”. "Me denigraron, me sacaron del vestuario de Primera, me mandaron con la Cuarta y jamás protesté. No digo que la decisión de Ischia haya estado mal, sino que estuvo mal manejada desde el principio”, añadió.

“Jamás voy a poner al plantel en contra del técnico. Si tengo un problema con Ischia lo trato de resolver a mi manera o a la manera de él. Si esto tenia una solución era al otro día del partido contra Estudiantes, pero me dejaron solo en esto. Me acorralaron, legalmente no tengo otra opción, el único camino que queda es el judicial”, sostuvo Caranta.

“No sé qué será de mi futuro, yo quiero jugar al fútbol. Va a ser duro digerir esto y dar vuelta la página, pero hay que hacerlo. Hubo un interés de Lanús, pero no tengo nada arreglado", cerró el cordobés.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario