miércoles, 18 de febrero de 2009

El Palacio de las dudas

Boca, por momentos relajado y en otros incapaz de generar ocasiones, venció a Deportivo Cuenca 1-0 con un gol de Rodrigo en el primer tiempo. Ganó bien porque los ecuatorianos ofrecieron poca resistencia y a Palermo le anularon un gol legítimo. Se lesionó Morel.

Carlos Ischia sorprendió de arranque al poner a Pablo Mouche por Nicolás Gaitán y parar un 4-2-1-3. Lo que pretendía el entrenador era tener más profundidad pero eso no ocurrió.

Si bien desde el comienzo Boca se hizo con el total dominio del balón y Cuenca no presionaba, fueron contadísimas las veces en que comprometió al arquero Carlos Morán. La primera de esas pocas fue a los 12 del primer tiempo. Un tiro libre de Juan Román Riquelme, quien decidió jugar corto con Fabián Vargas (la figura), el colombiano quiso devolvérsela al Diez, en el trayecto rebotó en un defensor que quiso cerrar y le quedó a Rodrigo Palacio. El atacante bahiense definió como venía y puso las cosas 1-0.

El local siguió manejando la pelota con mucha tranquilidad. Estéril dominio. El equipo de Carlos Ischia parecía relajado y también poco profundo porque eran pocas las veces que pisaba el área. El cuadro dirigido por Guillermo Duró se cerró bien en el fondo, ésa fue una virtud, pero los futbolistas boquenses, a ver la poca presión que ejercían, se confiaron más de la cuenta.

Eso sucedió sobre todo en el segundo tiempo. El encuentro fue totalmente aburrido un verdadero y gigante bostezo en la noche de la Bombonera. El elenco argentino siguió con pocas ideas para inquietar y a su vez, daba la sensación de sobrar a su rival, algo grave que pudo pagar caro en un mano a mano que Roberto Abbondanzieri le terminó tapando muy bien a Rodrigo Texeira, el brasileño y mejor jugador de la visita.

Entró Martín Palermo. La Bombonera volvió a explotar como el pasado sábado. Y fue precisamente Palermo quien marcó el segundo. Pero el línea de Brasil le anuló mal el tanto que ubicaba al Loco definitivamente y sin dejar dudas a nadie como el máximo artillero del profesionalismo azul y oro (está igualado con Francisco Varallo en 194, aunque para muchos -me incluyo- lo superó cuando marcó el 181). Y pensar que la contra gana sobre la hora con goles de clara posición adelantada y previa mano...

Sobre el final, Claudio Morel Rodríguez salió reemplazado con una lesión en la rodilla. Se habla de un esguince de rodilla pero habrá que esperar.

Boca 1 - Deportivo Cuenca 0. El Xeneize, tres puntos y nada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario