jueves, 14 de mayo de 2009

¿Podrá ser que SIEMPRE pase lo mismo?

Hoy voy a escribir, no voy a dejarme llevar por mi bronca porque es cierto que el 2-2 contra Defensor Sporting en Uruguay no es un mal resultado. Pero es el tercer partido consecutivo en que Boca pierde puntos sobre la hora. Es decir, Boca no es confiable. Debo admitir que, pese a que el primer tiempo jugó pésimamente mal (o sea igual que siempre), el segundo lo jugó con mucho oficio. Sin embargo, esto no quita que el empate de ellos vino desde UN LATERAL! Inconcebible para un equipo que quiere ser campeón de América. Se durmieron todos, pero en especial Roberto Carlos Abbondanzieri. Otra vez. El 70% (y creo ser generoso) de los goles que le hicieron a nuestro equipo desde que volvió fueron con alguna (o toda) responsabilidad de él.
En este Boca no se puede confiar. Tuvo el triunfo en el bolsillo cuando ganaba (inmerecidamente) 1-0. En la última jugada del primer tiempo se lo empataron. Tenía el triunfo en el bolsillo cuando ganaba, merecidamente, 2-1. A los 40 del complemento se lo empataron.
En el primer tiempo, Martín Palermo aprovechó que él mismo generó y ejecutó Nicolás Gaitán para poner el 1-0 cuando iban apenas 3 minutos.
Después, Defensor Sporting complicó con Julio Marchant, el ex futbolista Xeneize. Los de Carlos Ischia, calculo que sin haberlo hablado previamente, se retrasaron demasiado y los volantes no participaron jamás del juego ofensivo.
El equipo uruguayo tuvo cinco o seis ocasiones claras, desnudó flaquezas boquenses, que no logró dar dos pases seguidos, Palacio y Palermo estuvieron aislados del juego y el empate se veía venir. Y llegó en el minuto 46 de la parte inicial, cuando Gaglianone la empujó en la línea del arco tras un corner, mientras Ibarra y Abbodanzieri contemplaban el paisaje.
En el comienzo del complemento arrancamos dormidos de vuelta. Marchant hizo una gran maniobra individual, enfrentó al Pato y remató con sutileza, pero Morel la sacó en la línea.
Poco a poco, Rodrigo y el Titán comenzaron a tener más compañía. Chávez y Gaitán se soltaron, se animaron a ir, y de esta manera Boca generó ocasiones y, además, encontró la ventaja luego de un intento fallido de rematar de Palermo, que le sirvió de asistencia a Palacio para poner el 2-1 a los 11 minutos.
Defensor no reaccionó. El elenco de la Ribera pudo manejar con la tranquilidad de un equipo copero la situación y hasta se perdió goles, algo que siempre paga. Recuerdo la Libertadores 2008.
Palermo de cabeza, Gaitán, en fin. Por la derecha Boca se hacía una fiesta. Pero por la derecha también vino el momento fatal. Hablamos de equipo copero, de oficio, bueno, borre todo eso. Porque a un equipo con esas características no le hacen un gol en una jugada DE LATERAL! Sí, de lateral! Abbodanzieri dudó a los 40 minutos en la salida y Nasa la empujó de cabeza a la red.
El 2-2 no es malo, pero estas cosas no pueden volver a pasar y como Boca no es un equipo confiable no pudo sentirme contento, ni puedo estar seguro de que el jueves no haya una sorpresa en la Bombonera, porque desde agosto a esta parte, la Bombonera es territorio fácil para cualquiera.

2 comentarios:

  1. EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS

    vamos boca que arsenal le tenemos que ganar
    menos mal que se recupero riquelme ojala ganemos
    que anden bien saludos!!!

    http://amorporbocajuniors.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el comentario anterior..

    EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS!!

    no hay tal crisis..

    saludos

    ResponderEliminar