jueves, 20 de agosto de 2009

Empate con sabor a poco

Boca jugó un gran primer tiempo y se fue al vestuario ganando 1-0 con un gol de Mouche frente a Vélez y la mínima diferencia quedaba corta. Sin embargo, se cayó en el segundo tiempo, se perdió algunos goles más y Paletta en contra lo empató. Así, el azul y oro quedó mal parado de cara a la revancha del 16 de septiembre.

En el comienzo del partido, el Xeneize, con Alfio Basile sentado nuevamente en el banco local de la Bombonera, salió a correr y meter por todo lo que no lo había hecho durante el primer semestre. Jugando en honor a los jugadores que tiene. Un mediocampo combativo, con Gary Medel que ya se ganó sus primeras ovaciones y Sebastián Battaglia corriendo sin parar, con Federico Insúa respetuoso de la banda izquierda y bajando a marcar y en general muchísima presión que pronto hicieron que Vélez no pueda encontrar los caminos.

Cabe destacar que antes de que el partido se arme, Boca encontró la ventaja: un error en la salida de Nicolás Otamendi fue aprovechado por Pablo Mouche, quien puso el 1-0 a los 3 minutos. Pensar que todavía más temprano, el chileno dio mal un pase y dejó solo a Rodrigo López que definió desviado.

A medida que pasaban los minutos, el dominio boquense se acentuaba y fue creando chances. Battaglia se lo perdió de cabeza a la salida de un corner y un mano a mano de Juan Román Riquelme, de gran partido, se fue apenas afuera. Los aplausos para el equipo bajaban de la tribuna y es que Boca estaba jugando como le gusta al hincha: con garra, dejando la piel en el campo y corriendo sin parar.

Vélez nunca logró armarse en el mediocampo y el Xeneize desnudó flaquezas de la zaga central formada por Otamendi y Sebastián Domínguez. Así y todo, López volvió a perdérselo pasada la media hora de juego.

Pero estaba claro que la intensidad del primer tiempo no iba a poder mantenerse todo el partido y cuando el combustible empezó a faltar en el complemento, el Fortín pudo reorganizar sus líneas, se despertó y arrinconó al local que sufrió por los costados. Víctor Zapata había avisado con un cabezazo que sacó de manera espléndida Roberto Abbondanzieri cuando forzó el gol en contra de Gabriel Paletta, que a pesar de este accidente tuvo un buen partido. El volante de la visita remató y ex Liverpool no pudo sacarla y termino por meterla en su propio arco.

Faltaban once minutos y este golpe necesitó Boca para reaccionar y generar ocasiones. Ya sin Riquelme en cancha (salió dolorido) y con Insúa como enganche, el Pocho tuvo dos ocasiones, pero en ninguna pudo inflar la red.

De esta manera, el 16 de septiembre habrá que hacer goles en Liniers: ganar o empatar por 2 goles o más. Para ese momento, el Coco tendrá que trabajar para mantener un buen juego durante 90 minutos, aunque tal vez sin tanta intensidad como en el primer tiempo de hoy, porque está claro que es muy difícil correr tanto durante 90 minutos seguidos.

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario