domingo, 13 de septiembre de 2009

Preocupaciones para todos los gustos

Boca falló en todas sus líneas y cayó sin atenuantes por 2-0 en Tucumán frente a Atlético. Los goles fueron de Pereira y Escobar, uno en cada tiempo, y le dieron mucho trabajo a Basile de cara al compromiso con Vélez.

Boca volvió a dar una muestra de que no se puede armar. Alfio Basile sigue sin encontrar el equipo en los partidos oficiales pese a que los amistosos traían buenos augurios y el Xeneize perdió como visitante de Atlético Tucumán por 2-0.

El 3-3-2-2, obligado por las ausencias, que incluía a dos enganches como Juan Román Riquelme y Guillermo Marino (no dudo de sus capacidades aunque en el club no demostró nada), no tuvo mejor rendimiento que el más tradicional 4-3-1-2. Faltó juego en ataque porque el Diez y el ex Newell's estuvieron en otro mundo y la defensa se equivocó prácticamente siempre.

Lo que sucedió al minuto de juego fue la perfecta demostración de lo que vendría después. Julio César Cáceres fue demasiado confiado a buscar el balón cerca de su propia área, Luis Rodríguez se lo quitó, entró en la zona de peligro y sacó un remate que tapó muy bien Roberto Carlos Abbondanzieri, en una de sus pocas apariciones iluminadas de la noche.

Con esto Boca no escarmentó, sino más bien todo lo contrario, siguió cometiendo los mismos errores. Luciano Monzón perdió la pelota en campo boquense con Claudio Sarría, quien habilitó a Rodríguez. Abbondanzieri evitó el intento de la Pulga pero dejó escapar el balón hacia afuera del área. Entonces la tomó Juan Pereira y sacó un fierrazo inatajable que infló la red por primera vez a los 14 minutos.

Los tucumanos se perdieron el segundo gol, el Xeneize no amagaba a reaccionar y la decepción era cada vez mayor. Porque un equipo recién ascendido le ganaba con total justicia (y hasta lo pasaba por arriba) a un equipo que se armó con estrellas para pelear y ganar todo.

Sobre el final de la primera parte Boca se encontró con algunas jugadas que lo arrimaron al empate. Riquelme recibió un centro desde la derecha pero tiró hacia el medio, donde estaba el portero local Lucas Ischuk, quien también frustró a Marino. En el rebote de esa jugada, el mismo jugador quedó solo ante el arco vacío pero la presión de un defensor hizo que la pelota diera en el palo.

Con esas dos jugadas, que hacían ilusionar a los boquenses con un lavado de cara para el complemento, se fueron al descanso. A jugar los últimos 45 minutos entró Federico Insúa y salió Gastón Sauro. Con este cambio, Gary Medel pasó a jugar de lateral derecho, Luciano Monzón en la izquierda de la defensa y así Alfio Basile apostó a armar juego con tres volantes creativos de muy buen pie.

Sin embargo, la solución no estuvo en la fórmula Insúa-Riquelme-Marino. Ariel Rosada en la contención tampoco se mostró firme, el chileno sigue sin rendir en los juegos oficiales, la última línea sufrió por ambos lados y sólo la diferencia de un gol hacía pensar que Boca podía llevarse algo.

Los minutos corrían y el equipo de la Ribera continuaba lleno de dudas, sin poder hilvanar nada de mitad de cancha hacia adelante y Atlético Tucumán siempre estuvo más cerca de aumentar que la visita de empatar. Por eso no fue sorpresa que, sobre los 23, la zaga azul y oro perdiera las marcas nuevamente, que Sebastián Longo quedara solo y con mucho tiempo para acomodarse ante defensores que eran espectadores de lujo, envió la pelota al área chica donde esperaba Fabio Escobar para cabecear y colocar el merecido 2-0.

Sólo un tiro libre de Riquelme sobre el final que atajó Ischuk. Sólo eso fue Boca en los 22 minutos restantes. El Decano estuvo siempre muy tranquilo y ganó merecidamente. Basile tendrá que trabajar mucho porque el miércoles puede quedarse afuera de la Copa Sudamericana frente a Vélez jugando de esta forma e incluso pasar más vergüenza. El equipo no aparece y, aunque recién estamos en la cuarta fecha, es hora de que sepamos qué busca nuestro equipo en la cancha. Siete puntos nos separan de Rosario Central, el líder, que tiene 12. Alguna vez levantamos 11, así que no estamos perdidos, pero hay que mejorar.

Foto: Boca Juniors

Si tenes cuenta en Facebook, hazte fan de El Blog Xeneize
aquí.

1 comentario:

  1. Muchachos del Blog,de que llora Basile si tenia para armar el mismo euipo con Noir y Rosada que para eso se lo trajo para cubrir a Bataglia cuando se lesionara?.
    De que se queja Basile si tenia al Pocho Insua en el Banco y a Gunino para remplazar a Ibarra? ¿ de que se queja Basile y escribo queja por no escribir de que llora tanto Basile,si los muchachos que no juegan, escuchan cuando Basile dice; "La gente tiene que saber que hay jugadores importantisimos,IMPOSIBLES DE REMPLAZAR",esos jugadores que estan peleando para un lugar en el equipo,no entrenan más y que juegue Basile van a terminar diciendo.
    labura "coco" y deja de hablar "boludeces" y hoy lunes la practica tendría que haber sido a la mañana no a las cuatro de la tarde

    ResponderEliminar