domingo, 16 de diciembre de 2007

Examen integrador a Miguel Russo, nota: 2 (dos)


Pasó lo esperado, lo previsible y lo temido. Boca perdió con el Milan en la final del Mundial de Clubes, pero cayó de peor forma de lo esperado.

El primer tiempo fue muy parejo y los italianos se encontraron en ventaja sin querer y sin merecerlo gracias a Inzaghi a los 21 minutos tras un total dominio de Boca. Pero segundos más tarde, Morel jugó corto un córner con Cardozo, éste se la devolvió y el paraguayo metió un centro bárbaro que Palacio impactó de cabeza para el 1-1. Boca se fue al descanso con la sensación de quizá merecer un poquitito más.

En el segundo tiempo Milan salió del encierro, se desató y empezó a jugar como sabe, Ibarra perdió la marca de Kaká y ellos pegaron rápido gracias a Nesta que marcó a la salida de un tiro libre gracias a un potente derechazo. Si Ibarra metía su remate que dio en el palo o Palermo llegaba al rebote del mismo las cosas hubieran cambiado. Pero enseguida, como Ibarra iba pero no volvía Kaká quedó libre ante Maidana y definió, Caranta no pudo contener el remate y 3-1. Por si esto fuera poco Morel erró el cálculo de un cabezazo, Seedorf tomó el balón, se lo dio al mejor jugador del mundo, Kaká, éste dio para Inzaghi y 4-1.

Kaladze vio la roja y un rato después Ambrossini se metió un gol en contra para que la caída sea menos estrepitosa y para escalar el enorme abismo que hay entre perder por tres goles a perder por dos.

Más tarde Ledesma pateó a Kaká y el árbitro mexicano lo expulsó, medida algo exagerada.

¿Que será de ti Russo? Hoy fue el examen integrador de toda su gestión y realmente Boca demostró perder muchas cosas con él. Salvo ciertos destellos de Banega e Ibarra, de vez en cuando algo también de Palacio, Boca son once tipos desparramados en una cancha incapaces de hacer una serie de pases que hagan una buena jugada colectiva. También se perdió la garra, esa garra que tanto caracterizaba a Boca en las difíciles y Boca no sabe enfrentar resultados adversos. Los goles te pusieron la nota en este examen Miguel, sólo eso, un dos. Allá esta la puerta ansiosa por verlo pasar hacia el lado de afuera.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario