miércoles, 1 de octubre de 2008

Los pibes cerraron con un empate una gran serie

Boca, que había ganado 4-0 la ida en la Bombonera, igualó 1-1 en Ecuador. El planteo de Ischia, un tanto conservador pero inteligente, fue la clave para dominar un encuentro que en la previa se presentaba complicado, pese a la ventaja que se traía desde Buenos Aires. Dátolo, de penal, puso arriba a la formación azul y oro en la primera parte, pero a dieciocho minutos del final fue Delgado quien estableció cifras definitivas. La próxima prueba, ya en cuartos, será Internacional de Porto Alegre (primero allá y luego en la Bombonera), club que eliminó a la Universidad Católica.

Carlos Ischia sorprendió a todos. Es que durante el mediodía argentino comenzó a circular una versión que resultó rara: la idea del DT de Boca era poner cinco defensores y sólo un delantero para liquidar la llave de octavos de final, como visitante ante Liga de Quito, por la Copa Sudamericana que lo tenía en ventaja por 4-0. Y esa cuestionada idea que tuvo Ischia en su cabeza para que lleve a cabo su joven equipo boquense terminó siendo la que finalmente ayudó a pasar con holgura y tranquilidad la jornada copera Xeneize.

Desde el principio del encuentro, Facundo Roncaglia, Ezequiel Muñoz y Juan Forlín demostraron una seguridad y firmeza que no se vio en los más grandes casi durante toda la temporada, más las corridas en velocidad del único atacante, Ricardo Noir, con muy buenas ubicaciones y sacrificio en el mediocampo de Nicolás Gaitán y Jesús Dátolo, especialmente, pero ayudados también por Cristian Chávez, llevaron a que con contraataques letales, el cuadro azul y oro llevara peligro al arco de Cevallos.

El elenco Albo atacaba como podía, casi de manera ciega por la gran desventaja que tenía desde ocho días antes. Pero siempre, siempre, los hombres defensivos de la visita, con una solidez y seguridad que no muestran los grandes hace mucho, resistían esas embestidas permitiendo a la replica de los futbolistas argentinos. Y así fue como llego el penal que empezó (o terminó) a definir la serie.

Una pelota cruzada para Noir, en una de esas varias contras, que se metió en el área mano a mano con un jugador de Liga, que acabó por cometerle penal. La pena máxima fue ejecutada por Jesús Dátolo y, en el minuto 28, Liga 0 - Boca 1. Sólo recibir seis goles hacía peligrar la clasificación visitante a cuartos de final.

El resto de la parte inicial fue igual y buena parte del complemento también. Pero llegó un momento donde se empezó a notar que faltaban piernas en el medio, los dirigidos por Carlos Ischia comenzaron a llenarse de faltas, y muchos empezaron a sentir que, pese a tener la clasificación asegurada, la victoria no se mantendría del lado Xeneize. Lo cierto es que la zaga azul y oro aguantó mucho y bien, pero a los 27 quedó solo el ingresado Agustín Delgado ante Javier García que nada pudo hacer ante la definición del delantero ecuatoriano: 1-1.

Ya había tenido una tapada muy buena el arquerito de Boca, y tuvo otra en un remate de media distancia ejecutado por Damián Manso. Sin embargo, García se mostró muy bien y lúcido para evitar la caída de su arco.

En el final, Liga se entregó y el equipo entre juvenil y suplente (salvo por Dátolo) del club más grande de América no sufrió más para no perder. Ahora, el DT decidirá quienes tienen que jugar, pero estos chicos se han ganado en buena ley el pase a cuartos de final para enfrentar a Inter de Porto Alegre que, por el gol de visitante, eliminó la Universidad Católica de Chile. Primero jugarán en Brasil, luego, definirán en la Bombonera.

2 comentarios:

  1. El partido revancha contra la Liga de Quito sobrepaso cualquier expectativa, más aún después de la derrota del domingo.
    El arquero García dio más seguridad y demostró que entiende colectivamente el juego, no sobreexpuso a sus compañeros ante un circunstancial error, no incineró a nadie, a diferencia del titular. Sólo espero que ningún iluminado dirigente lo quiera vender rápido como ya aconteció con otros arqueros formados en el club que hasta salieron campeones mundiales juveniles.
    La defensa: Forlin - Roncaglia, muy seguros, notable contraste con Caceres- Paletta.
    Gaitan-Chavez, se pusieron a trabajar de volantes ida y vuelta, bien por ellos. Datolo: excelente.
    Noir con varios pares de pulmones de más.
    Quizás hoy todos hablen de lo mal que juega la Liga quien adolece de lo mismo que nos pasó en el año 2007 también luego de ganar la Libertadores (tal vez sea un efecto post campeonato).
    Pero volviendo a Boca, parecería estar viviendo dos realidades bien marcadas: ayer se jugó ante el último campeón de la Libertadores, y el domingo ante un equipo recién ascendido, solo no olvidemos quien jugó en cada encuentro.

    ResponderEliminar
  2. "Pero volviendo a Boca, parecería estar viviendo dos realidades bien marcadas: ayer se jugó ante el último campeón de la Libertadores, y el domingo ante un equipo recién ascendido, solo no olvidemos quien jugó en cada encuentro"

    Estoy totalmente de acuerdo con esto. Tal vez Ischia, sin querer, está optando por la Sudamericana. Estos chicos están demostrando, como mínimo, estar pasando un mejor momento que los grandes.

    ResponderEliminar