domingo, 16 de noviembre de 2008

El manual de las cosas que que no debe hacer un equipo campeón

Boca cayó con Vélez 3-2. Fue la cuarta derrota en el Apertura, la tercera en la Bombonera (impresentable). La defensa no dio garantías, el arquero tampoco y el Fortín embocó las que tuvo. Los goles del descuento Xeneize fueron obra de Forlín y Palacio (volvió tras 40 días), mientras que Uglessich, Cabrera y Cristaldo hicieron los tantos visitantes. Hacía diez años que el equipo de Liniers no ganaba en La Boca, ¡Qué manera de romper rachas este equipo! ¡IMPRESIONANTE!

Ya sabía todos los resultados. Sabía que ganando sería único puntero por la igualdad de San Lorenzo. La gente se ilusionó. La gente otra vez no recibió nada a cambio de esa ilusión. Esta claro que un equipo que falla en las difíciles no puede salir campeón. Esta claro que un campeón debe hacerse fuerte de local. Está claro que el entrenador campeón tiene que saber hacer los cambios importantes. Está claro que en Boca no pasa nada de lo bueno y sí todo lo malo.

Vélez le ganó a Boca en la Bombonera por 3 a 2. Le ganó con un poco de suerte, pero con inteligencia. Si bien la mayor parte de las chances fueron boquenses, la defensa no marcó, el arquero no dio absolutamente ninguna garantía y así fueron llegando los goles.

El primero, tras un tiro libre, Mariano Uglessich apareció solo para poner el primero. El ataque del conjunto Xeneize estuvo apresurado, especialmente con Pablo Mouche, que permanentemente chocó ante Marcelo Barovero, portero fortinero.

En el inicio del complemento, los problemas del cuadro de Carlos Ischia se ahondaron cuando Nicolás Cabrera (ingresado 30 segundos antes) marcó el 2-0. Armó una apilada ante la mirada de los defensores, que parecían más espectadores que jugadores, y pareció liquidar el pleito.

Boca entonces quiso reaccionar. Parecía que podía, porque Juan Román Riquelme pateó muy bien el tiro libre, la pelota pareció entrar pero el línea no dio el gol, pero Juan Forlín puso el 1-2. El aliento de la hinchada era ensordecedor, sin embargo, los once en la cancha fallaron de vuelta y la historia comenzó a irse de las manos locales.

Porque Jonatan Cristaldo se sacó un jugador de encima y le pegó para vencer de vuelta a Javier García. El 3 a 1 directamente alejó al Xeneize de toda remontada. Ischia puso todo en la cancha, quedó con 2 defensores centrales y cada jugada de ataque boquense tenía olor a gol, como también cada contra velezana podía significar el cuarto.

A escasos minutos del final, Nicolás Gaitán se la dio a Rodrigo Palacio, que entró un rato antes, y con un cabezazo puso suspenso. Solo en el resultado. Porque en el juego, Boca estuvo muy lejos de empatar.

Ahora, la punta es de San Lorenzo y Tigre que suman 30, y el azul y oro quedó segundo con 29.

CONCLUSIÓN: Un equipo que quiere salir campeón no puede pasarse rompiendo rachas positivas. Algunas negativas, muy pocas. Un equipo campeón tiene hacerse fuerte en las difíciles, y más cuando tiene la chance de quedar solo arriba a cuatro fechas del final. Un técnico de un equipo campeón no puede provocar el suicidio futbolístico de quedar con cuatro delanteros y dos defensores, porque si los goles no llegaban, lo de hoy era un papelón.
En fin, Boca no es un equipo campeón. ¿Por qué la bronca cuando hacia cinco que no perdía habiendo sido todas victorias? Simple, porque en la mejor oportunidad fallaron, porque cuando había que ganar no ganaron, como pasó unas cuantas veces, porque se perdió contra un rival que está teniendo un muy mal campeonato que hacía diez años no ganaba en la cancha de Boca y porque los hinchas dejamos que el árbol nos tape el bosque. Los cinco partidos anteriores, fueron sólo un buen pasar.
Ah, además, es un insulto a la Bombonera la forma en que este equipo pierde de local.

8 comentarios:

  1. Coincido: la Bombonera es sagrada, eso lo deberían entender los jugadores y el cuerpo técnico y así lograr que renazca la mística de nuestra cancha, para que vuelva a ser inexpugnable.
    Lamentable la actuación del arquero García, siempre defendí a quienes nacen futbolísticamente en el Club, pero ayer tuvo un pésimo rendimiento. La prensa lo condiciona negativamente al nombrarlo como el “arquerito” de Boca. Basta con esa denostación, es un profesional!
    Por otro lado, “ese muchacho” Cáceres, quiso salvarse del incendio y se retiró lesionado, a ello sumarle su ausencia por motivos personales en los entrenamientos de la semana, es probable que esté buscando otro club (u otro trabajo).
    No creo que el planteo -por así llamarlo- haya sido un intento de suicidio futbolístico, lo que si fue un caminar por la cornisa, aunque si salía bien y de casualidad se empataba, se estaría hablando de audacia.
    Hoy la prensa se regocija ante nuestra caída. Gastón Recondo en lugar de ponerse contento de la segunda victoria de su equipo en el torneo (¡!), nos denostaba con su arrogancia e ironía. No quise ver fútbol de Primera para no escuchar los juicios absolutos de Macaya como siempre en nuestra contra, queda claro que no es lo mismo titular: “Ganó Vélez” que “Perdió Boca” ya que esto último vende mucho mas y hay espacios que llenar con suposiciones, juicios de valores o (in) justificaciones.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que teníamos más chances de terminar 2-2 o incluso ganar 3-2 sin que Ischia deje dos defensores. El cambio era Palacio por Mouche y por Cáceres un defensor.

    No creo que Cáceres esté cagado, aunque con su pasado gayina, uno nunca sabe...

    Gastón Redondo es lamentable.

    ResponderEliminar
  3. LA RESPONSABILIDAD ES DE LOS JUGADORE. PERO ISCHIA EL BANCO DE BOCA TE QUEDA MUY GRANDE, BOCA NO PUEDE PERDER DE LOCAL PORQUE SOMOS BOCA SOMOS EL MEJOR EQUIPO DE AMERICA TENEMOS QUE GANAR EN TODOS LADOS Y DE LOCAL NO PODEMOS PERDER NUNCA, SALUDO A TODOS LOS HINCAS DE BOCA.

    BACA TE AMO SERGIO

    ResponderEliminar
  4. Después de esta derrota, muchos pasaron de decir que el equipo iba a salir campeón porque "Boca está acostumbrado estas finales" a decir que el torneo está perdido y que todo es un desastre y quiero dejar mi opinión.

    Este Boca, no es el curtido, el "acostumbrado a ganar finales". Están jugando muchos "pibes". Los pibes pueden ganar algunos partidos (ej. Huracán, Newell's, Central, River, Banfield, etc.), pero no le podemos pedir que rindan como si tuvieran 50 (como si fuera mucho!) partidos en primera cuando la mayoría no llega a 10.

    Por eso no nos podemos quejar de las patinadas de Roncaglia en los goles de Vélez, de García que no saca una pelota difícil, que Gaitán erré pases o que Viatri no la meta. Son pibes y están haciendo sus primeras armas en primera. Y se están bancando la pelea del torneo. Mal que mal, faltando 4 fechas y con todas las bajas que tuvimos, Boca está a 1 punto.

    Si se le puede caer a los mas grandes (Ibarra, Dátolo, etc.) por bajos rendimientos por el motivo que sea y al DT por plantear mal un partido o por no usar jugadores que tiene para mantener es esquema tradicional de 4 defensores (ej. Krupoviesa o Fondacaro).

    Como está todo digo: el que se equivoque menos sale campeón (no hay un equipo confiable de los 3 que pelean arriba).

    Aguante Boca!! Aguante Palermo! Gracias Pedro.

    Saludos a todos los xeneizes de Alma

    ResponderEliminar
  5. que dolor en el alma. con hija somos fanaticas y el sentimiento era terrible.........espero que esta derrota no le cueste el puesto a ischia BOCA ES EL MAS GRANDE .deseo que juegue como tal.cecilia.

    ResponderEliminar
  6. con mi hija somos fanaticas. lo que senti fue un dolor en el alma,BOCA ES EL MAS GRANDE y no se puede jugar asi. espero que esto no le cueste el puesto a ischia

    ResponderEliminar
  7. Hasta hace algunos meses la bombonera parecía invulnerable, pero las derrotas con el pincha, tigre y velez han demostrado que el xeneixe esta lejos de ser un gran equipo.

    Un saludo

    ResponderEliminar